Las ruinas de origen desconocido

Un enigma en la costa de Guía de Isora

por | Feb 18, 2018 | 2 Comentarios

por | Feb 18, 2018 | 2 Comentarios

¡Hola, Des! ¿Cómo va todo? Empiezo confensándome: las ruinas siempre me llaman mucho la atención; es así, me pongo a imaginar cómo sería ese lugar cuando estaba en perfecto estado, a qué uso era dedicado, quiénes trabajaban o vivían allí… Y esa curiosidad volvió a florecer cuando, por casualidad, descubrí una edificación abandonada en la costa de Guía de Isora, en el Sur de Tenerife. Según bordeas la principal zona de baño de Playa San Juan, empieza un paseo en altura, que no sólo te ofrece una preciosa visión de este enclave, sino que a los pocos minutos de andar… ¡tiene esa sorpresa!

¿La primera impresión? Me parece una versión mini del antiguo elevador de La Gordejuela, en Los Realejos (igualmente en ruinas). Su ubicación, literalmente al lado del mar, hace pensar en eso, en algún aprovechamiento del agua o un uso pesquero, por ejemplo; voy a acercarme para ver si averiguo algo más, y ahora te voy contando. Se atraviesa la entrada de un muro (sin puerta, ni valla) y comienza un sinuoso descenso, por unas escaleras que requieren cierta precaución. Antes de bajar, apúntate que si sigues recto por el camino de origen, llegas a la zona de Aguadulce y al entorno del hotel Abama (allí puedes darte un buen baño en la playa pública).

A esta pequeña aventura le acompaña el sol (¡qué calorcito más rico!), el mar brilla y el silencio impregna el lugar. También cambia la perspectiva de las ruinas, que puedo apreciar en toda su dimensión desde arriba, cuando antes era una perfil lateral; mejor cuantos más matices y encima… ¡hay amor! Sí, lees bien, me encuentro con dos pintadas ya en la parte baja, en un pared semiderruida: un corazón con los nombres de Cristian y Natalia dentro, y al lado, este mensaje: “Sólo tú y yo sabemos la falta que nos hacemos”. Cualquier sitio puede ser especial si se le pone el corazón.

Son dos espacios principales, otro pequeño adjunto y unas escaleras de acceso al mar. La verdad es que la edificación está muy deteriorada (lo de ruinas no era gratuito), sin techos, aunque sí mantiene una parte significativa de sus paredes, con varios arcos imponentes. ¡Ah, ten cuidado!, porque aquí ya hay un cartel del Ayuntamiento de Guía de Isora advirtiendo del peligro de desprendimientos. A mano derecha, una coqueta y pequeña playa de callaos, donde se ve alguna pista del paso de personas, y a mano izquierda, una formación rocosa más salvaje, pero igual de bella. Eso sí es ¡naturaleza en estado puro!

Al no encontrar información sobre estas ruinas, consulté con el Ayuntamiento y me dijeron que hay varias teorías sobre su finalidad. Una de las más extendidas, que hubo un embarcadero para uso local y de la finca de Aguadulce. Y además, que justo al lado había un motor para extraer agua de un pozo. ¿Sabes tú algo más? Si es así, compártelo en los comentarios de este post, y entre todos desvelamos el misterio. Lo que desde luego queda claro es que se trata de una visita tan asequible como especial: el pasado se resiste a marcharse. ¡Nos vemos en un futuro inmediato!

Un soleado paseo por Playa San Juan acabó en unas intrigantes ruinas… ¿Habrá algún tesoro escondido?

    •  

 

    • Agua

 

    •  

 

    • Cultura

 

    •  

 

    • Fiestas

 

    •  

 

    • Gastronomía

 

    •  

 

    • Paisaje

 

    •  

 

    • Viajes

 

ir a categorías

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte!

Comparte este Post y haz de tus amigos unos Desinquietos!!