El Charco de La Consolación… ¡¡Premio Gordo en Garachico!!

¡Buenas tardes, Des! ¿Qué tal? Vuelve a hacer calor y dan ganas de darse un buen baño… pero no en un sitio cualquiera. Hablo de ¡un auténtico baño desinquieto! Por eso, coge tu bañador que nos trasladamos hasta Garachico, en el Norte de Tenerife. En concreto, vamos a investigar en el barrio de El Guincho; tras bajar por la calle que pasa delante de la iglesia, hay un momento en que no se puede continuar más. Aparcamos e… ¡intriga! ¿Qué habrá al asomarse al mar? ¿algún charco apetecible?

Lo que hay es… costa Norte en estado puro, acantilada, salvajemente bella y, espera, una primera zona para remojarse. Caminando un poco llegamos a esta playa de El Guincho, también llamada de La Consolación. ¡Guau! Silencio y relax; aquí no hay chiringuitos ni masificaciones, por fortuna. Eso buscaba. Y el agua es de lo más tentadora, eso sí, como siempre con mucha precaución, que según el estado del mar puede ser peligrosa. Pero no vamos a detenernos tan pronto, hay un sendero y quiero saber hasta dónde lleva en mi objetivo Charco. Por lo pronto, toma aire que nos sumergirnos en otro mar… de plataneras.

Ya ves, las plantaciones están al aire libre y se puede disfrutar con la vista (nada de coger con las manitas de las manillas) de la espectacular producción de esta fruta. Porque siendo privadas, los pasos están abiertos y, de hecho, si tienes cualquier duda, los trabajadores te indican la dirección correcta sin problemas. Así lo hice yo, para saber cómo acercarme a esa parte de la costa. Recuerda, tras salir de la primera playa que encontramos, hay que avanzar hasta el tercer camino a la izquierda. ¿A dónde nos guiará? Ya te digo que sólo la sensación de paz que tengo y la panorámica, merecen la pena de sobra. Fíjate, qué panorámica más privilegiada de Garachico y de otras partes costeras. ¡Una gozada!

Garachico. Tenerife. Charco. La Consolación
Todo esto condensado en el reloj, ya que llevamos sólo unos 25 minutos de ruta, y de forma relajada, que no quiero perderme las sensaciones ni las fotografías para compartir con los Des.

El caso es que ya estamos de nuevo cerca del mar y aparece otro mar de lava, con llamativas rocas. A ver qué hay entre ellas, también con cuidado dónde se pisa y… ¡¡premio gordo!! Una maravilla de charco, o como me gusta llamarlos, categoría de jacuzzi natural de lujo. La Consolación (o El Petiadero, según me comentaron) es para ganadores y disfrutones.

Lava. Plataneras. Charco. Tenerife

Si me perdonas, y el como el tiempo está perfecto, me voy al agua… ¡hasta pronto! Un baño natural rodeado de lava y plataneras, en la costa de Garachico. ¿Quién da más?

- Visitas hasta hoy: 3.243 | Visitas hoy: 20

8 Comentarios

  1. Avatar Carla mayo 30, 2020 a las 3:07 pm

    Yo fui un dia, super peligroso
    No solo llegar hasta ahi, sino que cuando llegamos se nos hizo muy dificil bañarnos, por las olas que no paraban de entrar en el charco
    No recomiendo nada ir, muy peligroso.

    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto mayo 30, 2020 a las 4:55 pm

      Hola, Carla. Mi experiencia fue muy distinta a la tuya. No vi ningún peligro en el camino y luego, a la hora de bañarse, creo que las fotos reflejan que el agua estaba de lo más calmada; sí hay que tener el lógico cuidado al caminar por las rocas para meterse. Por supuesto, que te pudo coincidir un día con el mar en malas condiciones y no ser apto para el baño, pero a eso estamos expuestos siempre. Espero que si vuelves, te toquen mejores circunstancias. Un saludo, Leo

  2. Avatar Sofia Machado mayo 30, 2020 a las 4:39 pm

    Tuve una malísima experiencia. Las fotos no representa como realmente es. No hay lugar para sentarse o estar y además todas las rocas son peligrosas. Mi hijo se cayó y se hizo un corte horrible. No lo recomiendo.

    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto mayo 30, 2020 a las 4:59 pm

      Hola, Sofía. Lamento que tuvieras esa mala experiencia, en concreto con tu hijo. Pero las fotos representan perfectamente lo que es, un charco natural, no urbanizado por decirlo de algún modo, y rodeado de rocas. Ya en el texto se advierte de que hay que tener el correspondiente cuidado, como en tantos otros charcos, y atención con el estado del mar. En cualquier caso, confío en que tengan mejor experiencia en otros lugares de baño. Un saludo, Leo

  3. Avatar Carmen mayo 30, 2020 a las 5:14 pm

    Descubrí este sitio gracias a este artículo y me sorprenden bastante estos comentarios.
    Mi experiencia allí fue muy buena y las fotos son fieles a lo que he visto.
    Sí, es un sitio natural con rocas así hay que ir con precaución, pero en ningún caso lo calificaría de peligroso. No podemos esperar la comodidad de una playa acondicionada cuando vamos a nuestros charcos… ¡y es lo que hace que estas experiencias sean bonitas!

    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto mayo 30, 2020 a las 5:18 pm

      Hola, Carmen. Me alegro de que tu experiencia fuera positiva allí, porque es un sitio realmente bonito. Como decía en anteriores comentarios, siempre que las condiciones acompañen y con las debidas precauciones. Un saludo, Leo

  4. Avatar María mayo 30, 2020 a las 6:53 pm

    Hola buenas tardes, usted está fomentando el acceso a los charcos a través de una finca privada. Les sugiero que para acceder a la playa de la Consolación, lo hagan a través del pueblo, ya que tienen una escalera que les lleva directo. Además, ya que el acceso al mar es para todos, hay un lindero que pasa por toda la costa para acceder a los demás charcos, sin necesidad de irrumpir en una propiedad privada. De esta forma están respetando la privacidad de aquellos turistas que se estén alojando en la finca.

    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto mayo 30, 2020 a las 7:22 pm

      Hola, María. Gracias por la información, aunque creo que el acceso a la Playa del que hablamos usted y yo en el artículo es el mismo. Sí dejar claro que el camino que yo he recorrido para llegar al Charco, es a través de plataneras -como explico en el texto- y no de una finca con alojamiento para turistas (salvo que haya cambiado desde la última vez que fui). Y la muestra de que su paso por estas plataneras es admitido, es que fueron los propios trabajadores quienes me fueron indicando cómo llegar a la zona de baño -como también escribí-; nunca fomentaría ningún quebranto de la privacidad, así que hay que tener prudencia con lo que se dice. Un saludo, Leo

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *