7 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir

¡Hola, Des! ¿Cómo estás? Yo sigo en la búsqueda de esos rincones especiales que no salen en las principales guías ni están en boca de todos, y de los que, sin embargo, es un gustazo disfrutar. Y te voy a confesar una de mis debilidades, los Charcos de Tenerife, y lo bueno es que los tenemos estupendos. Así que vamos a hacer un repaso por varios de ellos, los mejores de la Isla según mi experiencia, y ya me dirás luego tu opinión; aunque te adelanto que a todos los amigos a los que he llevado, han terminado encantados.

1. Charco de Los Chochos (Los Silos)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco de Los Chochos (Los Silos)

Desde luego, el nombre da juego para muchos comentarios, pero más allá de lo que diga tu imaginación, voy a centrarme sólo en la parte acuática, ¿te parece? Estamos en el municipio de Los Silos, en el Norte de Tenerife, y nos desplazamos hacia el mar, donde hay, a la izquierda, una piscina con restaurante (si quieres más referencias pregunta por Sibora).

Si te fijas desde ese punto, hay expuesto al aire libre el esqueleto de una ballena… sí, has leído bien, así de llamativo. Es un elemento decorativo que da pie a una pista de tierra, que es toda una selección de charcos de Tenerife, pero me quedo sobre todo con el primero, el de Los Chochos. Siempre me ha parecido muy acogedor, en un formato pequeño y tranquilo, y con vistas para deslumbrarse un rato (a pesar de las gafas de sol). Por cierto, para ir hasta alguno de los siguientes charcos, yo prefiero caminar, pero también he visto gente que va en coche o moto.

2. Charco del Rayo (Buenavista del Norte)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco del Rayo (Buenavista del Norte)

Siguiendo la ruta antes descrita desde el Charco de Los Chochos se accede a nuestra siguiente parada (después de unos 2,5 kilómetros desde el inicio), aunque además existe la posibilidad de ir desde el mismo casco urbano de Buenavista del Norte: hay que preguntar por el Rayo. Y una vez estés allí, verás que hay varios alicientes para prestar mucha atención. Desde un faro de notables dimensiones hasta un enorme agujero en la tierra, que tiene conexión al mar y un pequeño puente, y que se denomina ¡oh, sorpresa! el Rayo. Bromas aparte, tiene su razón de ser, ya que se cuenta que se formó tras el impacto de dicho fenómeno meteorológico. Recalco lo de enorme porque parece como si hubiera caído un meteorito. Por suerte adicional, delante se forma un charco para bañarse, aunque debes tener en cuenta que su acceso es más ‘salvaje’ y no habilitado como el anterior. Para mí, el premio de este original enclave, que no tiene parecido entre los charcos de Tenerife; merece la pena, sin lugar a dudas.

3. Charco de La Laja (San Juan de la Rambla)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco de La Jaca (S.J. de la Rambla)

Escaneando más charcos de Tenerife, que sean desinquietos en la zona Norte, te lanzo una nueva propuesta: otro de mis preferidos lo hallamos en San Juan de la Rambla. Te metes en esta localidad y atravesando su calle principal, habrá un momento en el que veas un cartel con dirección a La Laja, desviándote hacia la derecha. Busca aparcamiento (en la calle, no hay párking como tal) y después de bajar unos cuantos escalones, éstos sí habilitados de forma adecuada, te podrás zambullir en un reducto de agua cristalina que es una auténtica gozada. La recomendación, que si puedes vayas entre semana, que la gozada es más intimista.

4. Charco del Viento (La Guancha)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco del Viento (La Guancha)

Del mismo modo que hablaba de la variedad de opciones de charcos en Los Silos, es llamativo cómo el municipio de La Guancha tiene tres muy próximos en un reducido espacio, apunta sus nombres: Verde, La Arena y El Viento. A mí el que más me gusta es el último, y contribuye que es el de más fácil acceso (cuenta con una carretera señalizada; por momentos estrecha, pero asfaltada). En los otros casos, desde luego no se llega con coche y hay que caminar más para un resultado que no supera el del Viento. Éste es considerado como charco, pese a una apreciable curiosidad, que es que no está cerrado, sino que tiene contacto directo con el mar. Terminología al margen, está muy bien para desconectar, en un entorno volcánico de gran belleza. Un baño y un atardecer aquí, curan cualquier mal (y si vas sin males, no te cuento cómo sales). Medicamento natural llamado Charcos de Tenerife.

5. Charco del Tancón (Santiago del Teide)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco del Tancón (Santiago del Teide)

Desde luego no dirás que la oferta de este post no es amplia y con distintas características. Porque ahora nos desplazamos a Puerto Santiago, en la costa de Santiago del Teide (entramos en los charcos de Tenerife de la parte Sur); justo entre el Hotel Barceló Puerto Santiago y el mar, hay que descender un poco entre las rocas para llegar a una joya llamada el Tancón (mi referencia para saber dónde descender, es un parque infantil). Igual que con el Viento, hay debate sobre si es charco o no, porque hay quien habla directamente de cueva, pero lo importante, es una preciosidad, con ese color de agua entre azul y turquesa. Para mí, de los charcos de Tenerife más espectaculares, si bien al mismo tiempo, siempre advierten de su gran peligrosidad, especialmente si el mar no está bueno, así que por favor tenlo en cuenta. ¡Prudencia siempre! Te sorprenderá, en cualquier caso, y junto a la vivencia personal vas a presumir mucho con una foto o vídeo allí.

6. Charco de La Jaquita (Guía de Isora)

8 Charcos de Tenerife en los que tienes que bañarte antes de morir
Charco de La Jaquita (Guía de Isora)

El municipio vecino de Guía de Isora ha hecho una intervención en la costa que me parece digna de muchos elogios, modernizando y ampliando servicios con gusto. Nos detenemos en Alcalá, en el aparcamiento que hay junto al hotel Gran Meliá Palacio de Isora, y se abre una zona amplia de paseo, deporte y diversión en la costa. Son varios kilómetros, en los que se intercalan playas y otras zonas de baño, estamos en La Jaquita: abro la categoría Charcos de Tenerife urbanos. Uno de mis descubrimientos más agradables de los últimos tiempos, en un contexto menos natural como te decía respecto a otros ejemplos puestos, pero que se ha hecho con gusto y de forma integrada y respetable. Y si avanzas más aún en este recorrido, te sumerges en una zona no intervenida y donde hay quienes encuentran su refugio para practicar el surf.

7. Charco de La Virgen (Arico)

Charco de La Virgen (Arico)

En el núcleo de La Jaca (Arico) se halla un charco de Tenerife versión pequeña, pero fantástico. Debes coger hacia la pequeña playa y muellito que tiene, y al fondo lo verás: me habían dicho que se llama La Viuda, aunque luego más gente me comenta que es mucho más conocido como La Virgen. Me suelo referir a él como una especie de jacuzzi natural, porque así de tentador resulta y para que se hagan una idea (el hidromasaje ya corre de su cuenta). Por su cercanía con el mar, es necesario que no haya mucho oleaje porque si no lo cubre por completo. Mi experiencia fue muy divertida, puesto que una mañana entre semana coincidí con dos señoras que se bañaban al mismo tiempo, y como si de una tertulia improvisada fuera, nos pusimos a charlar en remojo. De noche también se presta para sacar fotos muy interesantes; recuerdo especialmente una en la que la escalerilla se refleja en un agua con tonalidad azul oscuro.

He pasado muy buenos momentos en estos charcos de Tenerife, tanto solo como en compañía, y por eso he querido compartirlos contigo. ¿Conocías alguno o todos son nuevos para ti? Deja tu comentario y tu impresión, que siempre es bueno saberlo y además resulta útil para otros Des. ¡Hasta prontito!

- Visitas hasta hoy: 20.062 | Visitas hoy: 4

10 Comentarios

  1. Avatar Isabel julio 27, 2018 a las 4:13 pm

    Esta información está genial, muchas gracias. Saludos, isabel

    Contestar
    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto octubre 11, 2018 a las 5:28 pm

      Gracias a ti, Isabel. Otro saludo

      Contestar
  2. Avatar Nicolás julio 29, 2018 a las 9:22 am

    Muchas gracias por tu amena e interesante explicación. Conozco otros charcos en nuestra isla pero lo cierto es que ni se como se llaman.

    Contestar
    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto octubre 11, 2018 a las 5:28 pm

      Gracias, Nicolás. Pues si quieres hacer cualquier aportación de otros charcos que conozcas y valgan la pena, yo encantado. Un saludo

      Contestar
  3. Avatar Beatriz febrero 22, 2019 a las 12:17 pm

    Muchísimas gracias por compartir estas maravillas de nuestra isla!!!!
    Enhorabuena por todo el contenido de tu blog!!!!

    Contestar
    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto febrero 22, 2019 a las 4:09 pm

      ¡Muchas gracias a ti, Beatriz! Me alegra saber que te gustan los contenidos, y esa es la filosofía, compartir y disfrutar 🙂

      Contestar
  4. Avatar Miguel marzo 16, 2019 a las 8:29 pm

    Dónde está exactamente el del puertito de Güímar, conozco la zona y nunca he visto ese charco¿?

    Contestar
    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto marzo 16, 2019 a las 9:20 pm

      Hola, Miguel. Siento no poder ser más explícito de lo que fui en el texto. Son lugares que unas veces tienen más agua que otras, según esté el mar, y por tanto resultan más o menos perceptibles. Contando además con que son naturales al cien por cien, sin límites construidos; algo parecido me sucede en Mesa del Mar, con los charcos y charquitos que hay allí. Un saludo, Leo

      Contestar
  5. Avatar Andrea mayo 8, 2019 a las 10:38 pm

    Hola. Yo agregaría otros tres que conozco y que para mí son imprescindibles a la hora de hablar de charcos: La Mareta en Icod (muy bueno para hacer snorkel), El Charco Verde en La Guancha y el Charco La Arena que está a dos minutos del Verde.
    De tu lista me faltan los del sur (Arico, Güímar y Guía) y el del Rayo, a ver si este verano los pillo. El Tancón, majestuoso pero si, hay que ser muy muy muy prudente, ya ha muerto gente allí, yo misma pasé un susto porque el agua cambia en cuestión de segundos. Gracias por el post, saludos.

    Contestar
    1. Leo Desinquieto Leo Desinquieto mayo 9, 2019 a las 9:49 am

      ¡Hola! Gracias a ti por el comentario. Me falta ir a uno de los que comentas de La Guancha y coincido en que La Mareta merece mucho la pena, el charco en sí y el entorno, incluido esa arco superior. Un saludo, Leo

      Contestar

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *