‘La Vieja’ de Jonay Hernández, nueva cocina canaria en Palma de Mallorca

¡Hola, Des! ¿Cómo estás? Yo aproveché mi viaje a Mallorca para buscar experiencias gastronómicas originales… y tengo una recomendación canario-balear para ti: en pleno corazón de Palma, encontré el restaurante La Vieja‘ de Jonay Hernández (Plaza de Raimundo Clar, 11).
Un chef del Puerto de la Cruz (Tenerife) que inauguró este local el 3 de mayo de 2018, siendo fiel en los fogones a sus raíces y vinculándolas a los productos de proximidad y Kilómetro cero de su actual Isla de residencia. La bienvenida es clara: un toldo pone ‘La Vieja’ (y añade debajo: “La unión entre la tradición y lo contemporáneo”), y otro destaca ‘Guachinche’, como introducción de este cuidado refugio.
El día está soleado, así que mejor disfrutar en la terraza; una coqueta mesa con sillas y servicio marcados por el azul y blanco, y la imagen de este pescado tan característico en nuestro Archipiélago, que da nombre al restaurante.
‘La Vieja’ ofrece un menú semanal a 15,90 euros, pero me decanto por elegir de la carta. ¡Mmmm!, muchas posibilidades en esa atractiva combinación culinaria interinsular. Así que vamos a empezar con unos Chips de Espárragos verdes (8,50 euros). ¿A que son originales? Los presentan ‘tendidos’, como si de ropa se tratara, incluidas sus minipinzas… Y la buena impresión se refuerza con lo más importante, el sabor.
Como te decía, hace calor, con lo que la siguiente apuesta en ‘La Vieja’ es por un plato refrescante: Quinoa, dátil, sorbete de papaya, berros, aguacate y limón (12,50 euros). ¡Tampoco defrauda! Por cierto, servido en una llamativa cerámica, y recuerdo que este negocio suele tener vajilla del orotavense Gonzalo Martín (de quien escribí este artículo para la Guía Repsol).
¡Seguimos! Paso a otro plato de claro origen canario, como es el Queque de chorizo palmero, con helado de vino tinto Listán negro (9,50 euros). Distinto a lo habitual, es verdad, aunque reconozco que me gustaron todavía más los dos primeros.
Y por supuesto, no puede faltar un toque dulce en esta visita a ‘La Vieja’. No hay nada más representativo en Mallorca que la Ensaimada, así que es la opción elegida, rellena de plátano, chocolate blanco y miel de palma (4,50 euros).
¿Qué me dices de la expresión que le acompaña?: “Culo veo, culo quiero” (no puedo evitar sonreír, me recuerda a las cosas que decíamos en la infancia).
Me quedo más que satisfecho con la comida, y con el ojo puesto en otras elecciones apetecibles para una próxima ocasión: por ejemplo, croquetas de escaldón de gofio y bacalao con confitura de cebolla umami; taco de gofio, cabrito lechal, almogrote y piña; o el canelón de ropa vieja…
Como buen desinquieto, no voy a irme sin ver también el interior del local, donde resaltan letreros luminosos con un plátano y la expresión “Chacho!“. Todo acompañado por sendos murales, con el logo del negocio y con un pulpo que lleva la firma del artista DISOH. Y fíjate bien, que el octópodo no suelta su buena ración de papas con mojo…
Además, tengo la ocasión de saludar al propio Jonay Hernández, en pleno bullicio de la cocina. ¿Conocías ‘La Vieja’?, ¿qué te ha parecido? Me contestas en lo que voy haciendo la digestión. ¡Hasta pronto, Des!
- Visitas hasta hoy: 118 | Visitas hoy: 1

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *