Punta Paradiso, un paraíso ‘vintage’

¡Hola, Des! ¿Cómo estás? Yo cogiendo una muda, porque hoy duermo fuera de casa. Tenía muchas ganas de conocer en persona el alojamiento ‘Punta Paradiso’, que desde luego llama la atención en las redes sociales. Así que nos vamos a la Punta del Hidalgo, en la costa de La Laguna. ¿Te vienes?

El nombre de la calle ya me resulta relajante: Océano Índico (número 7). En apariencia espera un chalet más, totalmente blanco, pero dentro se ha producido una metamorfosis en el uso de esta vivienda de los años 60 del siglo pasado: pasó de ser segunda residencia de una familia a ofertar seis habitaciones vacacionales en el presente.
Según atravieso la puerta, ‘Punta Paradiso’ muestra ese binomio ‘vintage’ y moderno. Estamos en la planta intermedia y ya destaca una de las joyas de diseño del sitio: la icónica escalera amarilla, que conecta con el nivel inferior.
Pero antes de bajar, esta planta lleva hasta un salón, conectado con las mesas donde se sirve el desayuno (y el habitual brunch). La decoración incluye temporalmente cuadros de la artista italiana Federica Furbelli, ya que la oferta alojativa se complementa con la cultural, con exposiciones y otros eventos, así como sinergias con personas-empresas locales de surf, senderismo, yoga…
Es imposible que luego la vista no se vaya hacia la terraza, encima con este día tan soleado. Un buen lugar para relajarse, mirar desde arriba una seductora piscina y de frente, a pocos metros, el mar. Y según el oleaje acompaña, la presencia de surfistas va a más desplegando sus maniobras. El añadido de las palmeras completa un panorama muy típico de Miami Beach; y tampoco me olvido de un imponente drago.
Retrocedo para descender por esa llamativa escalera que te decía antes, y que conduce a otra zona común, ideal para la lectura y la charla…
O directamente para bañarse en la mencionada piscina; el solarium cuenta a su vez con tumbonas y asientos ‘muy cool’ para completar la propuesta de ‘Punta Paradiso’.
Y siguiendo la vertiente artística, hay un mural en el lateral con la firma del tinerfeño Óscar Latuag. No dejes de mirar la sugerente cerámica que alegra suelo y pared.
Para acceder a la planta superior, existe una segunda escalera, con un tono rosa suave, que cuadra muy bien con la pintura de la sueca-canaria Rebecka Skog. Aparezco delante de la habitación Perla. Mi ‘hogar’ por un día es minimalista, resaltando su suelo de lunares, y la salida directa a una terraza (ya ves que es una casa muy exterior). Por si hiciera falta más alicientes, con la jornada despejada hay una bella perspectiva costera que corona El Teide.
Ahora sólo me queda disfrutar en ‘Punta Paradiso’ y alrededores. Por cierto, si quieres más detalles sobre qué ver y hacer en la Punta del Hidalgo y Bajamar, escribí este otro artículo para el blog de canariasviaja.com
Ah, y te puedo adelantar que mi desayuno al aire libre del siguiente día fue más que satisfactorio: batido de cacao y manises, con una tosta de aguacate y huevo, y el incesante sonido del mar.
El resto de mis planes los dejo a tu imaginación. ¿Qué te ha parecido Punta Paradiso? ¿Conoces este lugar? Ya me cuentas en los comentarios. ¡Hasta pronto, Des!
- Visitas hasta hoy: 671 | Visitas hoy: 1

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *